Gestión de categorías en la farmacia

Gestión de categorías en la farmacia

Hola de nuevo a todos! ¿Que tal la semana? ¿Habéis practicado la observación?

 

¿Habéis detectado problemas y patologías comunes en la piel esta semana en el mostrador?

Sólo con practicar y  observar estáis entrenando de forma inconsciente el conseguir ver más problemas y patologías que se relacionan entre ellas como vimos en el ejemplo de la Rosácea / Cuperosis y su relación con otros problemas circulatorios.

 

 

Esta semana vamos a ubicarnos físicamente en la farmacia y dar la importancia que tiene el espacio físico, colocación, ubicación,distribución,es decir; dónde, cómo y de qué manera colocamos nuestros productos.

 

 

 

El consejo farmacéutico está estrechamente relacionado con la colocación, el merhansansing y el orden que tengamos en la farmacia.

 

Os pongo un ejemplo :

“Después de hacer una recomendación de un Complemento de Magnesio en cada dispensación de antiinflamatorio tópico el personal que atiende al cliente se puede encontrar con la situación de que  tiene que ir a buscar el magnesio en el otro extremo de la farmacia, en el último cajón de la cajonera, ¡Ah! y además está en el fondo del cajón.”

 

Cuando tengamos la farmacia con clientes esperando y haciendo colas, al mismo tiempo que entra un pedido y mientras estás atendiendo una persona, ¿Cuántos consejos de magnesio darás?

 

Para facilitar el consejo en la dispensación es fundamental gestionar las diferentes categorías, la agrupación de productos con el mismo fin terapéutico o complementario.

Esto nos ayudará a asociar el consejo en el mismo lugar donde vayamos a coger el producto que nos han pedido.

Para crear una categoría simplemente debemos pensar en todo lo que está asociado a esa necesidad concreta de nuestros clientes.

 

Ejemplo:

Tratamientos Bucales – C.Bucal

Tratamientos capilares – C.Capilar

Diferentes categorías:

Dietética

Ortopedia

Botiquín

Corporal

Facial

Infantil

EFP

 

Cuando ya tenemos la farmacia segmentada por categorías, el siguiente paso que debemos seguir es colocar el producto. Cada cosa debe ocupar su lugar, tanto para nosotros como para el cliente.

Cómo expongamos el producto y dónde lo expongamos va a ser clave para obtener mayor o menor rotación del mismo.

Tenemos que sacar el mayor partido a la superficie que tengamos.

Exponer las referencias que más nos interese recordar en el consejo.

Asociar la exposición al consejo.

 

Debemos tener en cuenta que, por ejemplo, si vamos hablar de sistema inmunológico porque es invierno y queremos dar consejos sobre la prevención, dónde vamos a colocar el producto que vayamos a consejar.

Podemos empezar haciendo un escaparate. El escaparate es nuestra primera imagen, desde el mismo podemos transmitir muchos mensajes y captar la atención del cliente.

 

Las zonas de atracción o “zonas calientes” : son los lugares que tenemos en la farmacia que más visibilidad tienen, es decir, donde el cliente puede verlo con mucha facilidad, incluso  puede tocarlo. Ya que normalmente suelen ser zonas muy transitadas, debemos aprovechar y en esas zona debemos exponer productos que se consuman esporádicamente o que despierten intereses según temporada .

 

La zona del mostrador, que normalmente lo tenemos repleto de expositores de diferentes temáticas y sin relación entre ellos, también es muy importante.

Ejemplo: podemos encontrar expuesto pasta de dientes de viajes junto a un expositor de ortopedia para los pies.

No es así como debemos tenerlo. Debemos buscar la misma temática, tener productos relacionados ellos.

 

Detrás del mostrador, en nuestra zona de consejo, deberíamos tener colocados los productos por patologías o problemas.

Por ejemplo: Problemas del sistema circulatorio, tengamos todo lo asociado a esa patología agrupado, aunque sea de diferentes laboratorios

Esto nos ayudará en el consejo.

 

Es importante que para gestionar el consejo con todas las referencias que tenemos en las farmacias, que pueden llegar a ser más 8000, lo hagamos de esta manera, es decir, teniendo en cuenta la colocación, la categorización y el merchandising porque de lo contrario será muy difícil recordar la ubicación de cada producto.

De esta manera conseguiremos optimizar nuestro tiempo con el objetivo de poder concentrarnos en el consejo y asi poder ayudar a nuestros clientes.

 

¡No dejéis de hacerlo!

¡Os espero la próxima semana!

Carmen Fernández – Coach Farmacia

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.