Cómo observar el lenguaje gestual

Cómo observar el lenguaje gestual

Una vez más, gracias por seguirme en este blog con mis consejos sin efectos secundarios.

 

Cada vez sois más los que practicais el AYUDAR, el dar consejo …

 

 Esta vez vamos a aprender cómo observar el lenguaje gestual de nuestros clientes.

 

Más del 70 % de nuestro lenguaje es gestual, o sea, que dicen más de nosotros, nuestros gestos que nuestras palabras.

 

 

En la atención farmacéutica es fundamental observar el lenguaje gestual porque, aunque todas las dispensaciones deberían ir acompañadas de un consejo, no todos los clientes quieren ese consejo. Debemos respetar el momento en que se encuentra cada persona y dar la atención que necesita .

 

El lenguaje gestual nos puede indicar si alguien tiene prisa, si  está nervioso, si nos miente o por el  contrario está, receptivo, tranquilo y quiere recibir un consejo.

Todos  tenemos un sexto sentido, una especie de intuición, que nos lleva a  percibir cuando podemos entablar conversación con una persona desconocida. Debemos dejarnos guiar por  ese feeling, buena energía, buenas vibraciones que sentimos. En cambio, en otros momentos percibimos, sin saber explicar el porqué, cuando no debemos decir nada.

Dejemos que sea nuestra intuición la que nos guíe en estos casos… Todos los que nos dedicamos a la atención a la personas, tenemos de forma innata esta facultad, somos capaces de empatizar. De lo contrario, nosresultaríaa muy difícil dedicarnos al sector sanitario.

 

A partir de ahora, practica la observación del lenguaje gestual de tus clientes de forma consciente. Toma nota de qué es lo que te sugieren sus gestos.

Observando sabremos qué quieren decir los gestos. Entrena la observación en cada dispensación y aprenderás cómo tratar a cada persona a la que tienes que atender.

 

Algunos de los gestos y su significado son:

 

         Si los ojos no sonríen, se muestran esquivos y la mirada es falsa, significa engaño.

 

         Cuando los pulgares asoman por el bolsillo, expresan dominio y seguridad.

 

         Acariciarse la quijada: Toma de decisiones.

 

         Entrelazar los dedos: Autoridad.

 

         Dar un tirón al oído: Inseguridad.

 

         Mirar hacia abajo: No apreciar lo que se escucha.

 

         Frotarse las manos: Impaciencia.

 

         Apretarse la nariz: Evaluación negativa.

 

– Golpear ligeramente los dedos: Impaciencia.

 

Sentarse con las manos agarrando la cabeza por detrás: Seguridad en sí mismo e ínfulas de superioridad.

 

        Inclinar la cabeza hacia delante: Interés.

 

         Palma de la mano abierta: Sinceridad, franqueza y candor.

 

         Caminar erguido: Confianza y seguridad en uno mismo.

 

         Jugar con el cabello: Falta de confianza en sí mismo e incertidumbre.

 

         La cabeza descansando sobre las manos o mirar hacia el suelo: Tedio.

 

         Unir los tobillos: Temor.

 

         Manos agarradas hacia la espalda: Furia, ira, frustración y temor.

 

         Cruzar las piernas, balanceando ligeramente el pie: Aburrimiento.

 

         Brazos cruzados a la altura del pecho: Estar a la defensiva.

 

        Caminar con las manos en los bolsillos o con los hombros encorvados:  Abatimiento, agotamiento, cansancio.

 

         Manos en las mejillas:  Evaluación, interés.

 

         Frotarse un ojo: Dudas.

 

         Tocarse ligeramente la nariz: Mentir, desconfiar o rechazar algo.

 

         Mirar el reloj mientras se habla: Es un gesto rudo que revela impaciencia, es algo así como: “Acaba de decir lo que tengas pendiente, porque tengo otras cosas por hacer”.

 

         Un tono de voz demasiado alto:  Sugiere una personalidad agresiva o impetuosa.

 

Estos son solo algunos ejemplos que te pueden ayudar. Si practicas la observación en cada dispensación irás descubriendo muchos más.

Practica la observación en tu farmacia. ¡Conseguirás mejorar la atención a tus clientes!

 

¿Nos vemos en el próximo post del blog?

 

Carmen Fernández – Coach Farmacia.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.