Blog

Dermocosmética y Dermo-consejo, mano a mano en la farmacia

dermocomética y dermo- consejo

Seguimos una semana más abordando aspectos relacionados con la dermocosmética.

Los principales activos en la dispensación de productos de cosmética que tenemos en la farmacia son:

  • El consejo farmacéutico personalizado,
  • La credibilidad.
  • La confianza en los productos.

Debemos potenciar estos tres activos ya que son los que nos diferencian de forma cualitativa de otros canales de venta de cosmética como las perfumerías, las grandes superficies o los centros de estética. Los consumidores acuden a estos establecimientos en la mayoría de las ocasiones, atraídos por el precio, el surtido, la proximidad o las promociones.

¿Cómo marcar la diferencia y poner en valor nuestra formación y conocimientos? ¡Vamos a ver cómo competir con ellos!

  • Confianza en los productos.

Podemos explicar a nuestros clientes que tenemos plena confianza en los laboratorios dermatológicos con los que trabajamos en la farmacia. Que conocemos la composición de los productos que tenemos a la venta, que están testados dermatológicamente y, en la mayoría de los casos son hipo- alergénicos. Explicar que en caso de que, alguno de los productos ocasionara alergia, intolerancia o sensibilidad, los laboratorios se hacen responsables y que a través de dermatólogos investigan la causa. Es decir que como profesional farmacéutico no estás solo. Detrás de cada dispensación – consejo tienes el respaldo del laboratorio del cual estás recomendando el producto.

Por lo tanto, es fundamental para poder hablar con conocimiento y seguridad, formarnos.

  • Consejo Farmacéutico Personalizado.

Para trabajar con profesionalidad el consejo farmacéutico en la dispensación de  dermo, debes conocer bien la piel y sus patologías. Es algo necesario para poder hacer un buen diagnostico. De esta forma podemos recomendar un tratamiento adecuado que sea efectivo y dé el resultado que el cliente espera. Esta es la mejor manera de fidelizar a nuestros pacientes. Además con esto conseguiremos diferenciarnos ya que no hablaremos sólo de belleza sino sobre todo de salud.

 

ANTES DE RECOMENDAR UN TRATAMIENTO TIENES QUE CONOCER:

  • Toma de medicación y los efectos secundarios para detectar posibles problemas en la piel.
  • Observar /tratar las patologías, alergias o intolerancias más comunes (dermatitis, piel atópica, rosácea, sensibilidad, manchas).
  • Tipo de piel: nunca debes preguntar al cliente qué tipo de piel tiene. Tú, eres el profesional y debes identificarla. Así que si te cuesta reconocerla, practica la observación con tus compañeros, familia, amigos…
  • Estado de la piel: reconoce qué es lo que te está pidiendo tu cliente y cómo puedes mejorarlo. Aquí es donde debes introducir, por ejemplo, las cremas que tratan las arrugas, hidratación, elasticidad.
  • Necesidad Futura: según nuestra formación y conocimientos podemos adelantarnos a necesidades futuras o aconsejar la prevención en la cosmética.
  • Posología: no sólo explicaremos cómo y qué cantidad de crema se debe utilizar, sino que daremos una cita calculando el tiempo que tardará en terminar el tratamiento para poder hacer el seguimiento y así fidelizar al cliente.
  • Credibilidad.

El consejo dermo farmacéutico, que podemos dar gracias a nuestros conocimientos. Los resultados efectivos y la garantía y confianza que nos dan los laboratorios hacen que ganemos credibilidad de cara a nuestros clientes.

Esta es la fortaleza de la venta de dermocosmética en la farmacia.

Practica la personalización en tus dermo-consejos.

 

¡Hasta la semana que viene!

 

Carmen Fernández

Coach