¿Me das una crema? Salud frente a belleza en la farmacia.

¿Me das una crema? Salud frente a belleza en la farmacia.

Esta semana recuperamos nuestros posts sobre dermocosmética ante el interés que han suscitado las anteriores publicaciones sobre este tema y el seguimiento demostrado por los profesionales interesados en dermofarmacia. Un día más queremos compartir nuevos consejos que seguro podréis poner en práctica en el mostrador de vuestras farmacias.

Hoy vamos a seguir con los consejos en la dispensación de cremas, pero esta vez serán las cremas cosméticas, dermatológicas…

 

Empezaremos por crear un protocolo de actuación en la dispensación dermocosmética.

Las cremas son uno de los productos más demandados por nuestros clientes en el apartado de dermofarmacia.

¿Cuántas dispensaciones te has encontrado en mostrador que empiezan con esta pregunta?:

“¿Me das una CREMA….?” Luego puedes completar la frase con:

  • Hidratante
  • Marca ¿¿??
  • Arrugas / Edad
  • Piel Sensible

En nuestro día a día, también nos encontramos con dispensaciones de recetas dermatológicas de manera muy frecuente en mostrador.

Son dos tipos de dispensación para los cuales vamos a crear un protocolo de dispensación.

En primer lugar es importante que dentro de la farmacia ante una dispensación de cosmética, nos diferenciemos de otros posibles competidores como son las grandes superficies, parafarmacias, perfumerías…

Debemos demostrar a nuestros clientes que somos personal Sanitario, esta es la gran diferencia de otros canales de ventas de cosmética. Debemos recordar que, como decía un famoso anuncio hace muchos años, nosotros no vendemos belleza, vendemos salud en la piel”.

No olvides que como personal sanitario el modo de actuar ante una dispensación de cosmética dentro de la farmacia no tiene nada que ver con la VENTA que se realizaría  de una crema cosmética en otro lugar que no sea la farmacia.

Por eso es muy importante cuidar mucho las palabras que utilizaremos para comunicar el consejo en una dispensación de crema cosmética. Recomendamos evitar estas frases:

“es muy buena”

“va muy bien”

“es la más vendida”

“¿Qué tipo de piel tiene?”

Son frases que se utilizan cuando no tenemos argumentos y hablamos sin propiedad. Son frases hechas que se utilizan en la venta y que a veces incluso funcionan pero que no son suficientes.

Para argumentar la dispensación de un cosmético, en primer lugar debemos conocerlo bien. Es por esta razón que es muy importante que cojas confianza conociendo bien las referencias mínimas de un laboratorio dermatológico que te dé confianza, de esta manera podremos hablar con propiedad cuando vayamos a argumentar las razones por las cuales aconsejamos una crema. Debemos cambiar frases hechas por otras que sean argumentativas.

Por ejemplo:

En lugar de “es muy buen….”. – Explicas los beneficios de la crema; “es una crema rica en ácido hialurónico”.

No diremos “va muy bien, para…”. –  Explicaremos los resultados que se consiguen; “hidrata en profundidad, retiene el agua”.

En vez de decir “es la más vendida, porqué…”. –  Explicas la filosofía del laboratorio; “es un laboratorio de vinoterapia”.

Recuerda que tal y como hacemos en la dispensación del medicamento, solo deberíamos argumentar dos cosas: los Beneficios y la Posología.

“¿Qué tipo de piel tiene?” Tú debes de saber qué tipo de piel tiene. En el caso de que no lo sepas, formula la pregunta para que te dé la información el mismo cliente, ¿Como le gustan las cremas textura ligera o rica?

 

Para crear el protocolo de actuación sanitaria debemos hacer a nuestro cliente un análisis de piel visual, teniendo en cuenta estos tres puntos y en este orden:

  • Observar si hay alguna Patología común: Manchas, rojeces, dermatitis…
  • Tipo de piel: Seca, Grasa, Mixta.
  • Estado de piel: Arrugada, sensible, deshidratada.

A partir de este análisis podremos hacer una prescripción personalizada del tratamiento o crema que el cliente necesita.

Para ponerlo en práctica prueba a hacerlo con la técnica de venta que en anteriores posts ya hemos compartido contigo pero en este caso aplicado al dermoconsejo.

OBSERVAR = PATOLOGÍAS.

PREGUNTAR= CONOCER EL TIPO DE PIEL.

ESTADO DE PIEL= ESCUCHAR CÓMO SIENTE SU PIEL = TRATAMIENTO PERSONALIZADO.

Es importante ante cada dispensación de cosmética que obtengas la información para dar correctamente el consejo.

Para hacer un tratamiento personalizado sanitario todas nuestras dispensaciones de cremas deberían ser tratamientos completos para de esta manera obtener los resultados esperados. Desde la demanda, que es la crema, deberíamos ser capaces de complementarla con los productos adecuados según las necesidades de la piel del cliente y así obtener el resultado correcto.

Piensa que la crema concreta que te piden se la van a llevar, por tanto no debes dedicar mucho tiempo a la venta. En cambio sí que debes esforzarte y dedicar más tiempo a pensar con qué productos puedes complementar la crema para mejorar el resultado.

Haciendo un tratamiento completo es de la única forma en que podemos garantizar el resultado del producto. Obtener un resultado de salud partiendo de los cuidados básicos que necesita la piel como órgano.

Tratamiento completo:

Higiene + Hidratación + Protección Solar = SALUD EN LA PIEL

Intenta esta semana ponerlo en práctica cuando alguien te venga a pedir una crema. Dale un consejo de un tratamiento completo. Eso sí, sin olvidar en ningún momento dispensarle los productos adecuados, haciendo un análisis y comprobando si tiene alguna patología común, qué tipo de piel tiene y el estado de la misma. Y recuerda:

No dejes nunca de dar consejo.

Practica todo los días.

Da sin esperar nada a cambio y lo que te será devuelto siempre será mucho más de lo que imaginabas.

¡Disfruta Trabajando!¡Hasta la semana que viene!

Carmen Fernández.

Coach.

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.